Los autónomos pueden ser la solución a la ‘España vacía’

Sangría demográfica, la ‘España vacía’ o la ‘España vaciada’. Son muchas las formas que han utilizado diferentes asociaciones para definir una misma realidad: la despoblación rural, un problema que ha entrado de lleno en la agenda política para quedarse. No es de extrañar, cuando el 90% de la población española vive en el 30% del país, así lo aseguraron los últimos datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Esto convierte a la mayoría de nuestro territorio en un páramo, un desierto demográfico condenado a la desaparición. Ante un reto de tal magnitud, en el que la falta de empleo empuja a los jóvenes a buscar oportunidades fuera del medio rural, las diferentes asociaciones reclaman medidas y presupuestos efectivos para acabar con esta lacra. Parece que en los autónomos está la clave: la falta de ellos es el problema, y el emprendimiento la solución.

“Los trabajadores por cuenta propia son determinantes, un colectivo imprescindible para fijar población en el medio rural. El objetivo es que los que ya están se queden y atraer emprendedores que fomenten la creación de empleo mediante iniciativas emprendedoras. Hay que detener la sangría actual, por eso, reclamamos actuaciones gubernamentales que faciliten el relevo generacional y la creación de nuevos negocios” explicó Teresa López, presidenta de la Federación de Asociaciones de Mujeres Rurales (FADEMUR).

La clave está en los medios. La mayoría de personas que dejan el medio rural es por falta de recursos. La distancia, la ausencia de nuevas tecnologías o la falta de comunicaciones hacen difícil la tarea de emprender y, por tanto, obstaculizan la creación de empleo. “Cuanta menos gente hay en un municipio menos atención y servicios se le prestan a ese pueblo, por tanto, cada vez tendrá menos habitantes. Hay que parar esta dinámica con soluciones eficaces. Tenemos que ayudar al emprendedor rural y en especial a la emprendedora que, en muchas ocasiones, es de la que depende que una familia entera se marche o, se quede en el pueblo” apuntaron desde Ruraltivity, programa impulsado por FADEMUR.

La despoblación rural se ha convertido en un problema de estado. El 80% del territorio lo sufre y casi el 50% se encuentra en estado crítico. Son 14 las provincias que componen la lista de afectadas por la despoblación. Soria, Ávila, Salamanca Cuenca y Teruel son las comunidades más despobladas, con más de un 90% de sus municipios en grave riesgo de extinción – con menos de 1.000 habitantes-.

Sin embargo, según aseguraron desde FADEMUR el problema no es sólo de estos pueblos, es de todos. “Lo que tenemos claro es que no es solo cosa de la gente que vive en los pueblos, no podemos permitirnos el lujo de dejar al 80%  del territorio sin oportunidades y actividad ya que perdemos recursos muy valiosos y talentos en la mayor parte del país. La solución está en los autónomos, en fijar la población y atraer más habitantes, recordarles que el mundo rural está lleno de oportunidades esperando a ser descubiertas, cientos de nichos para emprender y sectores muy rentables” explicó la presidenta de FADEMUR.

Sin embargo, la recuperación demográfica es inviable sin la colaboración de las instituciones a todos los niveles. Desde las asociaciones que encabezan la lucha contra la despoblación se niegan a hablar de “España Vacía”. Para ellos se trata de una ‘España Vaciada’ por el olvido, por la falta de atención a la mujer -potencial fijador de población en el entorno rural- o por la escasez de medidas reales para la creación de oportunidades y empleo en los pueblos que han caracterizado las políticas hasta el momento.

Desde hace unos años, esta crisis demográfica ha entrado en la agenda política y se están reactivando diversos programas para devolverle la vida al entorno rural. ¿Cómo? Una vez más, en el autónomo está la solución.  A nivel nacional se han ido adoptando iniciativas para, en primer lugar, realizar un buen diagnóstico de la situación, y en segunda instancia proponer soluciones reales, con presupuesto incluido, para acabar con la despoblación.

Plataformas de relevo generacional

Palencia es una de las 14 ciudades en estado crítico de despoblación. Como muchas otras, ya ha propuesto soluciones abordando, en este caso, la primera parte del problema: fijar la población al entorno rural. El Ayuntamiento de Palencia, la Confederación Palentina de Organizaciones Empresariales (CPOE) y la Diputación Provincial de Palencia han puesto en marcha una plataforma que incentiva el relevo generacional. ¿Su objetivo? Poner en contacto a autónomos próximos a jubilarse con jóvenes emprendedores que quieran cogerles el testigo.

Este proyecto, ‘CPOE negocios’ consiste en una plataforma web que pone en contacto a ambas partes (al que que por edad o por distintas circunstancias ya no puede seguir con el negocio en un pueblo y al que le gustaría coger el relevo) proporcionándoles herramientas para fijar los precios del traspaso y analizar el potencial interés que tiene el negocio para el emprendedor. Esta iniciativa, respaldada con ayudas de hasta 19.000 euros, pretende no sólo fijar la población. En muchos casos, se puede atraer a jóvenes emprendedores urbanos hacia el entorno rural, hacia negocios que actualmente son perfectamente rentables y que dinamizan la economía del pueblo, crean empleo, y constituyen el freno de esta crisis demográfica.

Sin embargo, Palencia no es ni mucho menos la única ciudad en poner medios para atajar el problema. Son muchas otras  las regiones que se han unido para diagnosticar el problema y la solución. El relevo generacional es una de las herramientas. Desde FADEMUR propusieron otra: fomentar los proyectos llevados a cabo por emprendedores y, en especial emprendedoras, en el medio rural.

Emprendimiento rural con grandes resultados

Se llama Ruraltivity y está encabezando la lucha contra la despoblación rural. Impulsada por FADEMUR, esta iniciativa ha logrado en poco menos de un año poner en marcha más de 100 proyectos en el medio rural. Dando apoyo personalizado y gratuito a emprendedores, la plataforma pretende combatir el despoblamiento y envejecimiento que asola el medio rural y fomentar la igualdad de género.

Si un emprendedor en la ciudad se encuentra con trabas, esos obstáculos se multiplican en el campo. “El autoempleo en el medio urbano tiene barreras burocráticas, financieras o de orientación. En el medio rural, a todas estas, se le añaden otras como la distancia, los recursos o las comunicaciones. Imagina las dificultades que puede tener, hoy día, un emprendedor para poner en marcha un negocio sin wifi” explicó Ana María Rabadán, técnica de Ruraltivity.

Para paliar estos obstáculos, el programa pone a disposición de los emprendedores una serie de ayudas en cada una de las fases de su proyecto. Orientación y asesoramiento en las primeras ideas de negocio; desarrollo de la idea a través de recursos que pongan en marcha el proyecto de negocio; y consolidación y apoyo puntual en algunas áreas del negocio como comercialización, distribución, asesoría jurídica o replanteamiento del ámbito de mercado. Todas estas fases, aunque diferentes, tienen un mismo objetivo: fomentar el emprendimiento para acabar con la despoblación.

Medidas fiscales contra la despoblación

Desde la Red de las Áreas Escasamente Pobladas del Sur de Europa (SSPA) y la patronal CEOE se presentó un informe en el que se detallaba las medidas tributarias y rebajas en las cotizaciones sociales para los autónomos que serían necesarias para combatir de forma efectiva la despoblación que asola buena parte de España.

Fue a través de un documento encargado y elaborado por la Universidad de Valladolid donde se analizaron las soluciones para las provincias más despobladas de España. “El Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), el Impuesto sobre el Patrimonio (IP), el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados (ITPyAJD), el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones (ISyD) y el Impuesto de Sociedades (IS) serían las figuras tributarias en las que se encauzarían las ayudas efectivas contra la despoblación.” Además, en el informe se simuló una estimación de costes e impacto socioeconómico que se produciría en caso de aplicarse una bonificación del 50% de la Cuota Integra de cada figura.

La propuesta es clara: Una fiscalidad diferenciada para el progreso de los territorios despoblados en España. Desde las instituciones que presentaron el informe se recalcó la importancia de la discriminación positiva a autónomos, emprendedores y empresarios de las zonas rurales para evitar la despoblación en España.

Esta propuesta, junto a muchas otras, pueden y deben llevarse a cabo para asegurar la estabilidad del conjunto del territorio. “En política, como en casi todo, cuando hay voluntad las cosas se consiguen, y a ver si tenemos la voluntad de decir que el medio rural es fantástico, que se puede vivir perfectamente en plena naturaleza y que uno puede desarrollarse tanto como quiera en la periferia de las grandes ciudades, o en un pueblo de Soria, Teruel o Cuenca. Con medidas y la colaboración de todos, estamos seguros de que esto algún día tendrá un final feliz” concluyo la presidenta de FADEMUR.


Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *