Los autónomos crecen cinco veces menos que hace un año

La Encuesta de Población Activa (EPA) del primer trimestre del año deja datos cuanto menos preocupantes. Entre enero y marzo de 2019 se destruyeron 93.400 empleos, la mayoría de ellos en el sector servicios que es el que cuenta con un mayor número de autónomos. Además, 49.900 personas pasaron a engrosar la lista de demandantes de empleo, siendo el peor registro desde 2013. Con ello la tasa de paro se eleva hasta el 14,7% alcanzándose los 3.354.200 millones de parados.

Respecto al colectivo de autónomos los datos tampoco mueven al optimismo. Pese a registrar un incremento de 1.600 trabajadores por cuenta propia durante el primer trimestre del año, éste es muy inferior al registrado en 2018, cuando se registraron 6.000 más. Esto significa que el colectivo crece a un ritmo cinco veces inferior al que lo hacía hace tan sólo un año. Si limitamos el periodo a los meses de enero, febrero y marzo, el número de emprendedores apenas aumentó en 200.

“Con estos datos no hay motivo para celebrar nada. Aunque hay que señalar como datos positivos dos aspectos: el empleo cae menos que en el mismo trimestre de 2018, cuando se perdieron 124.200 empleos, y aumenta la contratación indefinida”, ha señalado Lorenzo Amor, presidente de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA). En concreto el número de trabajadores con contratos sin fecha de término se incrementó a lo largo del trimestre en 89.900, frente a la caída de aquellos que permanecen en el quiste la temporalidad del mercado laboral de España, 185.800 menos. Ambas cifras estarían relacionadas con los efectos del Plan Director por un Trabajo Digno por el que se han reconvertido 61.445 contratos temporales en indefinidos es decir, el 68% del total en el que se ha aumentado la citada contratación indefinida.

En el análisis por sectores, el privado fue el que más empleo destruyó, concretamente 96.100 personas vieron como se rescindían sus contratos en los tres primeros meses de 2019. De éstos en torno al 10% se corresponde con los autónomos empleadores, que registran un acusado descenso, 9.300 menos que en diciembre de 2018. Las cifras son un síntoma de que la ralentización económica ya cala en el mercado laboral. Asimismo, no hemos olvidar los posibles efectos adversos derivados de la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) hasta los 900 euros al mes, que entró en vigor el pasado mes de enero, y de cuyo impacto negativo ya advirtieron organismos como la AIReF (Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal), Banco de España y BBVA.

Por otra parte, las incertidumbres tanto externas (guerra comercial, frenazo del crecimiento en Alemania, volatilidad del precio del petróleo…) como internas (elecciones generales, autonómicas y municipales) frenan la creación de nuevos puestos de trabajo entre los autónomos y los pequeños empresarios. «Generar un clima de estabilidad, de seguridad jurídica y de certidumbre es fundamental para la generación de empleo, y éste debe ser uno de los primeros objetivos que se tiene que marcar el próximo Gobierno” apunta Lorenzo Amor. “El Gobierno que salga de las urnas el próximo domingo tiene que afrontar reformas que incentiven la generación de empleo y el emprendimiento”.

Más hogares con todos sus miembros en paro

De la EPA del primer trimestre del año preocupan además otros datos. En los tres primeros meses del año el número de hogares con todos sus miembros en paro creció un 3,41%, lo que en términos absolutos supone 35.900 más. Sin embargo, el numero de hogares en los que todos sus miembros están ocupados descendió en 10.526 (-0,41%). Si atendemos a la edad de los trabajadores en activo, se producen las caídas entre los jóvenes menores de 30 años (un 12,6% o 61.900 en términos absolutos) y en el segmento de los adultos de entre 35 y 44 años (2,31% o 69.400). Esto significa que el poco empleo que se creó (37.900 nuevos puestos de trabajo) recayó entre los mayores de 45 años.

Respecto a la cifra de 600.000 empleos creados en los últimos doce meses resaltado por el Ministerio de Economía en rueda de prensa, hay que tener en cuenta que el 78,3% (469.900) se crearon durante el primer semestre de 2018, cuando aún gobernaba el Partido Popular. No obstante, y pese a la patente desaceleración, el mercado de trabajo cerrará con signo positivo. Así desde Cámara de España, auguran que la tasa de paro descenderá este año hasta el 13,5% y que se generarán 316.000 puestos de trabajo. A este respecto desde la entidad cameral apelan a «la necesidad de revisar la eficacia de las políticas activas de empleo, mejorar la adecuación de la capacitación de los trabajadores a las necesidades del mercado, o reducir la burocracia asociada al proceso de contratación laboral, entre otras cuestiones». En definitiva, mejorar la productividad del trabajo con reformas estructurales en el ámbito de la formación, impulsar la transformación digital de los autónomos y de las pequeñas empresas que conforman el 98% del tejido empresarial de España. Asimismo, reclaman que «la modernización del mercado laboral se acompañe de otras medidas que aporten mayor certidumbre, tanto desde el punto de vista político como económico».

Vía: Autónomos y Emprendedores


Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *