5 tendencias marketeras que trae bajo el brazo el 2019

Ante la llegada de un nuevo año a los profesionales del marketing les entra la urgencia por conocer qué les depara el 2019. Aunque en un mundo cambiante, impredecible y sorprendente nada se puede dar por hecho, a lo largo de estos meses han comenzado a vislumbrarse ciertas tendencias que pueden continuar su desarrollo en el próximo año.

Esta vez no ahondaremos tanto en tecnologías o técnicas de marketing como en insights y mentalidades que los marketeros deben tener en cuenta para afrontar el futuro más próximo y que nos ofrece John Hall en Forbes.

1. Contenido relevante, no anuncios

Hace años que los consumidores dejaron de confiar en los irrelevantes y molestos anuncios que les rodean. En su lugar, amigos y familiares o incluso influencers han ganado credibilidad ante unos usuarios que ya no se dejan convencer por la publicidad tradicional.

Este hartazgo se traduce en el aumento del uso de ad blockers que, este mismo año alcanzará el 30% a nivel global y que evidencia la necesidad de dar un giro a la manera de abordar los mensajes publicitarios.

Aunque la publicidad sigue teniendo su hueco en el mercado, debe someterse a una metamorfosis profunda. En este sentido, los anuncios deben pasar de ser mensajes puramente comerciales e interesados a informaciones y contenidos relevantes, útiles y de valor añadido.

Solo así se revertirá la tendencia, pasando de una publicidad de la que los consumidores escapan a una que deseen ver.

2. No hay canal o formato malo, sino publicidad poco creativa

La entrada de la publicidad en el mundo digital fue vista como la gran oportunidad para llegar a los consumidores de una manera más sencilla, rápida y con un mayor alcance. Sin embargo, la realidad se ha mostrado muy distinta.

A pesar de la enorme cantidad de canales y formatos que proliferan en la esfera online, son pocos los que a estas alturas les sacan partido. Las quejas de los profesionales sobre la escasa eficacia de la publicidad digital son frecuentes, pero el verdadero problema no es el continente, sino el contenido.

No hay formato, tecnología, medio o dinero capaz de hacer brillar una mala idea. El 2019 se presenta como una oportunidad para empezar a construir la casa por los cimientos, para poner los medios y formatos al servicio de la creatividad y no al revés.

3. Nadie dijo que el éxito fuera fácil

Aunque eso de los silos pueda sonar a algo superado en la industria, la realidad es que los departamentos de las compañías siguen trabajando de manera independiente y la falta de coordinación lastra tanto la agilidad y optimización del trabajo como los resultados. En un mundo transversal, el trabajo dentro de las organizaciones también debe serlo.

4. Entender los cambiantes hábitos de comunicación del consumidor

En los últimos años hemos sido testigos de la evolución de la comunicación de los consumidores, sobre todo, a raíz de la aparición de los nuevos servicios digitales.

El texto ha dejado paso a los memes, los emojis y los gifs e incluso la voz que va camino de convertirse en la modalidad de comunicación de preferencia, en especial, para las generaciones más jóvenes.

Todo ello marca el nuevo rumbo de las marcas que deben adecuarse a las expectativas de unos consumidores que esperan recibir sus comunicaciones en el tiempo y la forma que más les gusta y eso, en 2019, significa a viva voz.

5. La tecnología es un complemento, no un sustitutivo

Aunque la automatización y las herramientas tecnológicas han facilitado el trabajo de los marketeros a la hora de comunicarse con el público, no debe ser un sustituto de la atención personalizada y directa que los consumidores demandan.

En un tiempo de desconfianza y engaño, los usuarios deben sentir la cercanía y autenticidad de la marca. Aplicar la tecnología a las tareas más básicas y rutinarias permitirá dedicar más tiempo a construir lazos fuertes con los consumidores que valoran, hoy más que nunca, la atención individualizada, constante y rápida.

Vía: Marketing Directo

Hay que ayudar a los empleados a ser capaces de autoaprender

El aparcamiento de la sede de Endesa Energía en Madrid (España) está lleno de coches eléctricos, algo que no es tan común en el resto de la ciudad. La diferencia la marca la propia compañía, que promueve la movilidad sostenible entre sus trabajadores. El consejero delegado de Endesa, José Bogas, es consciente de que hacen falta muchos cambios como ese para avanzar hacia un mundo descarbonizado. Para él, este esfuerzo nació a raíz del acuerdo alcanzado en la Cumbre del Clima de París (Francia) de 2015, algo que «lo cambió radicalmente todo» e inició «una revolución».

Sin embargo, la lucha contra el cambio climático no es el único reto en el que trabaja Endesa. La transformación digital también es otro. Pero para Bogas, «quien ve los problemas como barreras y se opone a ellos comete un error, es como una riada que te arrastra». Bajo esta filosofía, el gigante de la energía plantea su apuesta para hacer frente a los desafíos del futuro.

Una de las 10 Tecnologías Emergentes que MIT Technology Review ha seleccionado en 2018 son los servicios de inteligencia artificial (IA) en la nube, capaces de democratizar el acceso a las herramientas de aprendizaje automático. ¿Qué piensa de esta tendencia?

Las dos tecnologías [la IA y la nube] son avances importantísimos, así que la conjunción de ambas y la posibilidad de que la gente las utilice les da un potencial infinitamente mayor. Primero, no hay que menospreciar el ahorro de costes al manejar grandes volúmenes de datos y pagar simplemente ese almacenamiento. Por otro lado, la inteligencia artificial te permite gestionarlos de forma inteligente.

¿Cómo está incorporando su empresa esta innovación y qué beneficios están experimentando gracias a esta tecnología?

La estamos utilizando en varias vertientes, principalmente en la de relación directa con el cliente y en las actividades de distribución. Por ejemplo, a la hora de gestionar la comunicación con el cliente en las averías, se le proporcionan datos analizados a través de la IA sobre cuánto puede durar la avería y qué problemas existen.

También usamos esta tecnología en mercados al por mayor para gestionar múltiples datos, desde combustible, predicciones de hidraulicidad y eolicidad, comportamiento de nuestros competidores, análisis de las ofertas que han ido realizando a lo largo de los últimos años para detectar tendencias y ofertar mejor en los mercados mayoristas, etcétera.

Vivimos en la era del big data. Y el análisis de grandes volúmenes de datos está llegando ya a todos los sectores gracias a los dispositivos conectados, que nos proporcionan acceso a muchísima información. ¿Cómo están aprovechando en Endesa el potencial de internet de las cosas (IoT, por sus siglas en inglés)?

Gracias a él estamos logrando mejoras sustanciales, no solo para las nuevas tecnologías como las renovables de las que, gracias al análisis de vibraciones y comportamientos, somos capaces de detectar su posible indisponibilidad.

Por otro lado, tenemos centrales que cuentan con un largo número de años de funcionamiento, pero la digitalización y el IoT permiten modernizarlas. Tenemos bastantes pilotos instalados en muchas centrales y la mejora es absoluta. Podemos controlar el mix de combustibles que se usa en cada momento, medir el rendimiento de la instalación, detectar problemas, etcétera.

¿Cuáles cree que son los motores de la transformación que está viviendo el sector de la energía?

El sector energético tiene tres tractores que tiran de él de una forma tremenda y cada vez con una velocidad mayor. Uno es obviamente la transición energética. El objetivo de un mundo descarbonizado en el año 2050 obliga a realizar miles de cosas en el sector eléctrico. La gente se suele fijar en el crecimiento de las energías renovables, pero un mundo descarbonizado implica que hay que electrificar toda la economía, desde el vehículo a las bombas de calor y los procesos industriales que hoy están basados en combustibles fósiles.

El sector eléctrico tiene que ir creciendo también en renovables, y para reducir las emisiones en origen hay que cerrar todas aquellas centrales que emiten CO2. En 2050 será todo renovable o libre de CO2, y es complicado porque hay que acompasar todo el sector eléctrico en cuestiones de precios o de seguridad de suministro y hay que preparar la red con esa generación distribuida.

El segundo [tractor] es la digitalización, que está cambiando absolutamente todo, no solo es tecnología: es organización, cultura, forma de trabajar. Y el tercer elemento es el propio cliente.

¿De qué forma el cliente impulsa la transformación de la empresa?

El cliente se está digitalizando a sí mismo y cada vez se aleja más de los canales y de las ofertas que podemos considerar como tradicionales. Es un cliente que tiene una percepción social distinta: a través de un móvil o de cualquier dispositivo, en cualquier sitio donde esté, puede recibir una oferta y además puede comparar las ofertas de todos los demás. Quiere un servicio excelente, prácticamente personalizado.

Gigantes tecnológicos como Amazon y Google están irrumpiendo en sectores tradicionales y suponen una nueva competencia que esos clientes tienen en cuenta a la hora de elegir. ¿Cómo se están preparando desde Endesa para la entrada de esos competidores muy tecnológicos?

Nuestra estrategia es ir lo más rápido que podemos. Más allá de los desarrollos tecnológicos e innovadores o la capacidad de unir en una plataforma a demandantes de servicios y ofertantes de servicios, lo que han conseguido las empresas tecnológicas es dar un servicio con reputación de excelente y que el cliente tenga asimismo una experiencia excelente, con lo cual tienen la tecnología y han conseguido un gran prestigio.

Nosotros imaginamos un mundo muy cercano en el que, por ejemplo, aparezca una plataforma de cualquiera de estas tecnológicas donde se reúna por un lado a proveedores del servicio del calentador y por otro a clientes del sector eléctrico. ¿Por qué no íbamos a ver un momento en que digamos al cliente: «Oiga, le vendemos el gas y le cambiamos el calentador», y él diga: «No, véndame usted el gas pero quiero el calentador de una plataforma que me pone la foto de quién viene, que me viene en cinco minutos, que me hace una rebaja…».

Por eso decidimos cambiar. Nosotros teníamos la commodity de la electricidad y el gas junto con los servicios, pero hemos decidido separarlos. Esto cuesta en una empresa como Endesa y teníamos muchas barreras mentales para hacerlo, pero estamos convencidos de que esto es el futuro. Los profesionales de servicios ahora mismo ya trabajan de forma agile con los mayores avances en tecnología digital para ser cada vez más una empresa que maneja datos, una auténtica data driven company.

¿Cómo va a ser la utility del futuro?

Primero más digital, no solamente en las relaciones con los clientes sino en los procesos internos. Tendrá que ser por supuesto una empresa basada en la nube, en la ciberseguridad, en la digitalización de sus activos y en la digitalización de su relación con los clientes. Una pieza muy básica que en empresas como Endesa estamos abordando es la transformación cultural de los empleados, facilitar la digitalización de los empleados.

Esto es un hándicap nuestro que a lo mejor nuevos entrantes o las tecnológicas como Amazon o Google no tienen. ¿Es un problema? Pues sí, es un problema, pero tenemos mucha historia, mucho conocimiento y mucho valor de la gente que tenemos y nuestra labor es precisamente ayudarles a cambiar.

¿Están centrándose en transformar a los trabajadores actuales o están apostando por atraer más talento digital a Endesa?

Las dos cosas.  Lo primero es ayudar a transformar a los empleados. Cuando hablo con la gente de Endesa, les digo que hace muchos años que acabé la carrera y la ley de Ohm y las leyes de Kirchhoff son las mismas. En cambio, lo digital que estudies hoy mañana puede estar obsoleto. No puedes enseñar a un trabajador algo y, como en las carreras universitarias, decirle: «Se ha acabado, aquí tienes el título y eres digital». Lo que tienes que hacer es ayudarle a ser capaz de autoaprender.

Realizamos una encuesta en Endesa y averiguamos que aproximadamente un 30 % de nuestros empleados eran digitales y un 70 % no. El reto fue preparar y utilizar a ese 30 % que era digital como embajadores. Por cierto, es increíble lo que mi mentor digital me ha digitalizado en mi trabajo diario. También hemos hecho cursos: somos 10.000 trabajadores y ya se han formado 2.000 de los 7.000 que no eran digitales. Además, hemos procurado mezclarnos con el exterior a través de hackathonesstart-ups, proyectos de colaboración con agentes de lo más diverso…

¿Y cómo atraen al talento más joven?

Vamos al exterior a buscar perfiles y también procuramos apoyar la formación de gente joven en temas digitales que nos sirva como una especie de cantera. Endesa no es percibida por los jóvenes como una de las empresas más avanzadas tecnológicamente y esto es una dificultad. Pero las transformaciones que estamos haciendo en los espacios, en la forma colaborativa de trabajar, en la cocreación interna, poco a poco irán haciendo más atractiva la empresa para ese nuevo talento.

Hoy en día, los CEO de las compañías consolidadas deben proteger su entorno de trabajo a la vez que preparan las compañías del futuro. ¿A qué retos se está enfrentando como CEO para abordar los cambios?

Una de las responsabilidades es pensar en el futuro, en dónde va el negocio, y cuando lo tienes claro, poner todos los medios que faciliten esto. El mayor reto para mí es tener las cosas claras, acertada o desacertadamente, pero tener una idea. Y segundo el ejecutarla a nivel cultural, a nivel organización de la empresa. Esto es lo que estamos tratando de hacer al mayor ritmo posible, porque creo que minusvaloramos el corto plazo y supervaloramos el largo plazo.

¿Qué consejos daría a otros CEO para afrontar los desafíos de la transformación digital?

Creo que el que no vea esto, la transformación digital, no existirá dentro de poco. Pero lo primero es verlo y una vez que tienes la idea ejecutarla en un plan que no tiene por qué ser de hoy o para mañana. Es un plan que tiene que tocar muchísimas cosas de la estrategia y hay que gestionar muchas dificultades, muchas barreras y cambios culturales, que son los más difíciles.  La tecnología quizá es lo más fácil.

Un artículo escrito por Editores de MIT Technology Review en español

6 formas sencillas de convertirse en una empresa generosa y solidaria

Realizar donaciones e involucrarse en causas sociales es primordial para fomentar las relaciones de las empresas con la comunidad. Te contamos 6 formas sencillas de convertirse en una empresa generosa y solidaria y crear unos valores comunes entre los empleados.

Las grandes, pequeñas y medianas empresas pueden realizar donaciones a organizaciones benéficas, cada una en mayor o menor medida según su presupuesto. Además de fomentar la solidaridad y la generosidad, también es algo positivo para la empresa, así que conocer formas sencillas de que las pequeñas empresas sean generosas y solidarias es muy importante para seguir creciendo como negocio.

En el año 2017, aproximadamente el 75% de las pequeñas empresas donaron dinero a organizaciones benéficas. Las donaciones a la caridad crean una relación positiva de la empresa con la comunidad, y esto las diferencia de las grandes corporaciones. Así, estos negocios crean participación con la comunidad, y además los millennials se sienten más atraídos por estas empresas a la hora de buscar trabajo.

Donar también crea una red en la que se hace más fácil la conexión con los clientes y con otras organizaciones para crear futuras asociaciones. Las donaciones caritativas también son una manera de involucrar a los empleados, y crear una cultura de empresa que viene acompañada de unos valores comunes. Por eso estas 6 formas sencillas de que las empresas sean generosas y solidarias pueden hacer un cambio en la imagen y las relaciones en la empresa:

  1. Elegir una causa con un significado especial para la empresa: Es decir, una causa que sea importante de forma personal para los empleados o las personas propietarias. Si existe una conexión con la causa, las personas se sentirán más involucradas.
  2. Que la misión benéfica se alinee con la misión de la empresa: Por ejemplo, si el negocio tiene que ver con animales, donar dinero a un refugio de animales puede tener más sentido que darlo a otra causa benéfica.
  3. Hacer la tarea: Para buscar organizaciones sin fines de lucro con las que cooperar y aportar donaciones se pueden utilizar diversos sitios web donde hay información sobre estas organizaciones, como Guidestar o Charity Navigator entre otras. Establecer relaciones con los directores ejecutivos de las organizaciones es primordial.
  4. Crear una relación continuada con las ONG a las que se apoya: Intenta no hablar solamente una vez al año, sino dividir las aportaciones para ayudar a las organizaciones durante todo el año. Patrocinar evento, invitar a los CEO de las organizaciones a eventos, pueden ser buenas maneras de crear relaciones durante todo el año.
  5. Involucrar a los empleados: Hacer que las personas de la empresa  se involucren en las ayudas benéficas es indispensable. Pidiendo ayuda para elegir aquellas ONG a las que se quiere aportar capital, ofreciendo voluntariados a los empleados o creando programas para que puedan donar personalmente.
  6. Anticipar los imprevistos: Es posible que haya empleados que no quieran involucrarse, o no estar de acuerdo con la causa que se quiere apoyar. Lo mejor es dejar un margen de flexibilidad para ellos, y anticiparse a estos imprevistos.

Estas 6 formas sencillas de que las pequeñas empresas sean generosas y solidariaspueden ayudar notablemente a la mejora de los negocios y además brindar a los empleados unos valores comunes que sirvan de unión como equipo.

Escrito por Alicia Ruiz Fernández

Habemus conferencia, habemus ataque de pánico

No sabes ni cómo pero te han elegido a ti. Sí, tú serás el encargado de defender un proyecto en una conferencia. Llevas varias noches sin dormir, mientras en el trabajo te felicitan tú has perdido hasta el apetito, hay algo que has mantenido oculto: tienes pánico a hablar en público.

Si tuvieran que elegir a la persona más preparada, la que mejor sabe todos los recovecos de la compañía tú serías el primero al que todos mencionarían, pero no saben que detestas ser el centro de atención pero habemus conferencia y no queremos y no va a haber ataque de pánico.

Consejos para antes y después de una conferencia

1.¿Conoces a alguien que haya muerto por impartir una charla?. La respuesta es no. Por lo tanto, tú no vas a ser el primero. Tomarte la situación con humor, aunque sea del negro te hará comprender que viendo las cosas con perspectiva, será un día normal y el sol acabará poniéndose sólo que tú darás una conferencia.

2.Vas a ensayar antes del gran día y eso te hará sentir seguro. El mayor misterio de hablar en público es el ensayo. No te fíes de quien te dice: «Me lo paso bien, no preparo nada, soy espontáneo, la gente se lo pasa bien». El 90% de los casos es mentira. Quien improvisa tiene más posibilidades de meter la pata.

3.Frente al espejo, habla con una sonrisa en los labios. Evidentemente si vas a tratar un tema serio durante la charla, no es cuestión de reír pero una sonrisa siempre es bien recibida y además ayuda a que el tono de voz sea más agradable.

4.La humildad, tu mejor aliada. No lo sabes todo. No eres el mejor. La oratoria no aparece en el diccionario de sinónimos junto a tu nombre. Hablar en público requiere de una gran dosis de humildad, para estar preparado a contestar preguntas que no sabemos, y a cuestiones incluso impertinentes.

5.Combate la pereza y escribe tu discurso. No se trata de rellenar diez páginas con frases y más frases que leerás como si estuvieras en tu casa y sin mirar al público. Es una guía que servirá para que no pierdas el hilo y tu tabla de salvación.

6.Nervios fuera. El nerviosismo es inútil. Los sé, fácil de decir y difícil de llevar a cabo. Pero una ducha relajante por la mañana, una infusión, practicar respiraciones con el diafragma antes de salir a hablar, será bueno para tus nervios y controlarlos y también para tu voz.

7.Al final, se trata de divertirse. De nada sirve que te hayas leído dos manuales, hayas asistido a cursos para hablar en público, si no lo disfrutas, de lo que vas a hablar no te sale de dentro y no lleva tu sello personal, todo será en vano. Se aburrirán y te aburrirás.

Factoring: todo lo que tienes que saber

El factoring, su traducción al español sería factoraje pero su uso no es muy común, está basado en el mundo de las finanzas en la adquisición de créditos provenientes de ventas de bienes muebles acerca de una empresa inmobiliaria, de prestación de servicios o de realización de obras, otorgando anticipos sobre sus créditos, asumiendo o no sus riesgos.

Por medio del contrato de factoring un comerciante o fabricante cede una factura u otro documento de crédito a una empresa de factoraje a cambio de un anticipo financiero total o parcial. La empresa de factoring deduce del importe del crédito comprado, la comisión, el interés y otros gastos.

Según la definición de El Economista, el factoring es “una vía que tienen las empresas para adelantar el mecanismo de cobro. Se trata de un contrato por el que una persona o empresa cede los créditos derivados de su actividad comercial a otra, que se encarga de gestionar su cobro. No tiene una regulación específica en nuestro Derecho. Se basa en la libertad contractual. Existen diversas modalidades, que pueden incluir la cobertura del riesgo de insolvencia del deudor y la posibilidad de financiar anticipando el importe de la factura, con o sin recurso”.

Hay que destacar, además, prosigue el diario, que el factoring tiene un coste financiero importante, ya que las entidades financieras suelen aplicar una comisión por cada operación; comisión que puede llegar a suponer el 3% del nominal de crédito cedido, suelen aplicar un tipo de interés por el anticipo de los créditos y pueden repercutir en simultáneo el coste de otros servicios asociados, como puede ser un seguro de tipo de cambio o un informe comercial previo de la empresa con la que vamos a trabajar.

A efectos de la pyme, el factoring sólo se suele aceptar por parte de las entidades financieras en los casos en que estas pequeñas empresas trabajan con grandes empresas.

En el caso de que se formalice dicha operación de factoring, la entidad financiera que adquiere los derechos del crédito; que se denomina factor, paga a la empresa cedente en el momento de hacerse cargo de la operación de cobro y también se encargará de cobrarle al cliente a la fecha de vencimiento del crédito comercial.

Funcionamiento del factoring

Ante todo, hay que tener en cuenta que el factoring, como vehículo de financiación en las empresas, no está lo suficientemente explotado por las pymes, situación diametralmente opuesta a la de las grandes empresas.

Tal y como asegura elblogsalmon, esta operación de cesión del crédito a cobrar por la empresa a favor de una entidad financiera normalmente, presenta una serie de servicios que pueden ser los siguientes:

  • Asumir el riesgo crediticio, que se denomina factoring sin recurso. En este caso, si el cedido (empresa que tiene que pagar al cedente) incurre en impago, el riesgo de la operación lo asume la entidad financiera.
  • Asumir el riesgo de cambio, si la factura es en moneda extranjera.
  • Realizar la gestión de cobro y no hacerse cargo del riesgo de impago; que se conoce como factoring con recurso. En este caso, si el cedente impaga la operación, el cedente es quién corre con el agujero patrimonial.
  • Realizar el cobro efectivo del crédito
  • Asesoramiento financiero y comercial de los deudores.

La operación usual de factoring contempla el anticipo parcial o total del crédito cedido a la entidad financiera y salvo deudores de primera calidad y con muy buena calificación crediticia, las entidades financieras realizan factoring con recurso, factoring que no recoge el riesgo de impago en la entidad financiera.

Ventajas e inconvenientes del factoring

Como en todo en la vida, el factoring presenta sus ventajas y sus inconvenientes y elblogsalmon las analiza. Dentro del grupo de ventajas que puede presentar el factoring, tenemos que mirar más allá del propio anticipo de crédito dado que sus ventajas reales se encuentran en el resto de servicios asociados. Fundamentalmente, tenemos el soporte que nos da la entidad financiera en la clasificación del crédito del cliente y la externalización de las labores administrativas de cobro.Tener una información precisa sobre la solvencia de un cliente al que le estamos vendiendo a crédito, es fundamental hoy día, dado que no basta con vender mucho, sino cobrar absolutamente todo lo que se vende. Respecto a las tareas externalizadoras de cobro, depende mucho del volumen de gestiones a realizar en cada una de nuestras facturas y en la fluidez comercial que tengamos entre nuestros clientes; sin olvidar claro, que el factoring sin recurso que traspasa todo el riesgo de la operación es idóneo para garantizar una morosidad muy baja en la empresa.

Dentro de los inconvenientes del factoring nos encontramos con el alto coste financiero que puede presentar la operación comparando con otros métodos para la financiación del circulante, la negativa por parte de la entidad financiera a anticipar determinados créditos de algunos clientes y el bloqueo contractual que puede imponer nuestro cliente a la cesión de créditos; punto muy usual en algunos contratos mercantiles.

Tipos de factoring

El BBVA establece una clasificación de los diferentes tipos de factoring que existen en función del tipo de acuerdo firmado, que son los siguientes:

  • Factoring sin recurso, cuando la entidad financiera asume el riesgo del impago del deudor. Es el tipo de factoring más común.
  • Factoring con recurso. La empresa que contrata el factoring es la que responde del riesgo de insolvencia del deudor.
  • Factoring con notificación. La entidad financiera notifica a deudor que ha cedido la factura. A partir de ese momento, este queda obligado a pagar a la entidad según los términos acordados.
  • Factoring sin notificación. El deudor, al no tener constancia de la cesión de la factura, pagará a la empresa.
  • Factoring de agencia. Con independencia de la modalidad que se elija, la empresa puede ser nombrada agente de cobro por parte de la entidad. De esta forma, la propia empresa realiza el cobro de los créditos cedidos y está obligada a remitir a la entidad financiera los fondos que vaya recibiendo de sus deudores incluidos en el contrato de factoring.
  • Factoring con/sin globalidad. En todos los tipos mencionados, el contrato puede requerir, en algunas ocasiones, que la empresa tenga que ceder a la entidad la globalidad de la facturación sobre uno, varios o todos los deudores incluidos en la operación.

David Olivares

A los 43 meses el cargo de CMO «caduca» (y hay que buscar reemplazo)

El cargo de CMO no es definitivamente el más adecuado para aquellos deseosos de apalancarse durante años y años en la misma posición. De acuerdo con un reciente informe de Winmo, un director de marketing aguanta en el cargo una media de 42,8 meses.

En términos generales los CMOs están más prestos a moverse hacia arriba en la escalera corporativa (o en su defecto fuera de ella para probar suerte en otras corporaciones) cuando llevan en el cargo entre 30 y 45 meses.

El tiempo que el director de marketing aguanta en la silla es menos de la mitad que la esperanza de vida del CEO (bendecido con bastante más años de vida profesional). Si el CEO dura una media de 7,2 años en su puesto, el CMO se queda apalancado apenas 3,6 años en el cargo.

Con más esperanza de vida están ungidos los directores de marketing en sectores como los servicios financieros y el turismo, donde el tiempo medio que los CMO aguantan en el cargo es de 48 meses (un 17% por encima de la media).

En ramos de actividad de nueva hornada como los proveedores de servicios digitales los CMOs tienen una vida media de apenas 29 meses, un 27% por debajo de la media.

Si nos detenemos en el género de los CMOs, las mujeres no están tan escasamente representadas en este cargo como pudiera parecer a priori. El 42% de los directores de marketing son mujeres. Esta proporción se reduce drásticamente hasta caer al 12% en el caso de los CFOs o directores financieros. También muy pocas féminas (9%) ejercen el cargo de CIO y menos aún desempeñan el puesto de CEO (4%).

Las mujeres que son directoras de marketing aguantan en esta posición una media de 37,5 meses, cinco meses por debajo de la media. Los CMOs bendecidos con mayor paridad de género son los adscritos al ramo de los proveedores de servicios digitales.

Vía: Marketing Directo

¿APRUEBAS EL EXAMEN DE LIDERAZGO?

“¿Lo estoy haciendo bien?”. Si cada noche te asalta esta misma pregunta y dudas de tus capacidades como líder, vas por el buen camino. Significa que quieres mejorar y esa ambición es una gran cualidad para seguir creciendo al mando del timón de tu empresa.

Pero ¿cómo puedes saber realmente si eres un buen líder? ¿Cómo estar seguro de que tu equipo no te ve del mismo modo que tú veías a esos jefes insufribles de tu pasado?

Vamos a hacer un ejercicio y un test para que tengas claridad sobre tus capacidades como líder y sepas en qué dirección debes avanzar a partir de ahora.

El ejercicio del espejo

Dicen que siempre vemos en los demás nuestros propios defectos.

Esos defectos que tanto nos molestan son en realidad un reflejo de nosotros. Es lo que se llama la ley del espejo.

Partiendo de esta teoría, vamos a hacer un ejercicio de introspección que te ayudará a considerar cómo estás tratando a tu equipo.

Seguramente, el día a día te desborda y apenas puedes pararte a reflexionar sobre tu comportamiento con el equipo, así que este es el momento.

Coge papel y boli. ¡Vamos a empezar!

  1. Haz un listado de los jefes / líderes que han formado parte de tu experiencia laboral.
  2. Pon una nota del 1 al 10 a cada uno de ellos.
  3. Quédate ahora con los jefes que han suspendido en tu calificación. Uno por uno, escribe al menos los 3 defectos que te han llevado a ponerles esas notas. ¿Qué es lo que no hicieron bien?
  4. Vuelve al listado y céntrate ahora en los aprobados. ¿Cuáles eran sus mejores cualidades? ¿Por qué admiras a esas personas?
  5. Coge un bolígrafo de otro color y marca con un círculo los comportamientos negativos que tú también puedes estar cometiendo.
  6. Marca también las cualidades positivas que crees que cumples.

Si te has tomado tiempo y has hecho este ejercicio en profundidad, en estos momentos ya tienes una serie de referentes positivos a los que acercarte y otros negativos de los que debes tratar de alejarte.

También sabes cuáles son tus peores defectos y tus mayores cualidades como líder. Pon este listado en un lugar visible.

Tener claras tus debilidades te ayudará a potenciar tus fortalezas.

Los 5 aspectos de un buen líder

En el libro How To Be a Great Boss, Gino Wickman y René Boer definen 5 áreas para autoevaluar las capacidades de liderazgo.

Vamos a ver una por una en qué consisten y después, podrás hacer un test para saber si lo estás haciendo bien, mal o regular.

#1 Doy direcciones claras

Alguien que está al mando del timón no puede titubear. Asegúrate que explicas bien a tu equipo lo que estás buscando, de forma convincente y predicando con el ejemplo.

#2 Proporciono las herramientas necesarias

Para hacer bien su trabajo, tu equipo necesita ciertas herramientas y tú eres el encargado de proporcionárselas: recursos, formación, tecnología, tiempo y atención por tu parte, el personal necesario, etc.

#3 Dejo libertad y margen para la proactividad

Si te entrometes en cómo hace las tareas cada uno de tus empleados, vas a explotar en vuelo, pero además frustrarás a tu equipo.

En lugar de eso, debes confiar y delegar. Sitúa a cada persona en el lugar correcto y déjale hacer su trabajo como profesional.

#4 Actúo con visión compartida

A la hora de tomar decisiones o actuar, piensa primero en las necesidades de la compañía y del equipo.

Transmite esa visión o propósito a tus colaboradores para que se sientan partícipes del negocio.

#5 Me tomo tiempo para pensar sobre el negocio

Si te dejas absorber por la rutina del día a día y no reservas un tiempo para pensar en tu negocio, tendrás dificultades para visualizar el futuro y tus habilidades de liderazgo estarán muy limitadas.

Los buenos líderes tienen el hábito de dedicar momentos de reflexión para trabajar en ellos mismos y en el negocio.

Lo recomendable es que te marques en la agencia un momento a la semana o incluso al día para esta acción y seas constante.

Esto te permitirá revisar tu visión, los objetivos o la estrategia de tu negocio. Es decir, poner en orden tus ideas. Así sabrás dar direcciones claras al equipo (punto nº1) y actuarás con visión (punto nº4).

Y ahora el test… ¿Eres un buen líder?

Marca sí o no con sinceridad en cada uno de estos aspectos clave para ser un buen líder.

Si tienes 4 o 5 síes es que estás haciendo un buen trabajo. ¡Eres un gran líder!

Si consigues 3 es que vas por el buen camino. Todavía necesitas mejorar para ser un líder ejemplar, pero estás muy cerca. Céntrate en mejorar esos 2 aspectos de liderazgo que se te resisten y has marcado en el test con un “no”. ¡Tú puedes!

Si solo tienes 1 o 2 síes es que necesitas mejorar en tu faceta de líder. Pon en foco en trabajar los defectos que has detectado en el ejercicio del espejo y en cumplir con los comportamientos que has marcado negativos en el test. No te preocupes. A ser líder también se aprende.

Escrito por 

Cómo levantar los cimientos de una cultura 100% creativa en las empresas

Puede que sea un bien abstracto y como tal difícilmente aprehensible, pero la creatividad es un nutriente esencial para las empresas ávidas de conquistar el éxito.

Aquellas compañías que se ponen la creatividad por montera están además más predispuestas a poner la consumidor (y a sus necesidades humanas) en el centro de todos sus esfuerzos.

Si una empresa aspira que a sus productos y servicios tengan de verdad un impacto creativo en las vidas de los demás debe pertrecharse antes de una cultura de creatividad. Y esta cultura (la simiente de la que brota después la innovación) puede construirse de la mano de los prácticos consejos que disecciona a continuación Inc.:

1. Aliente la curiosidad

Los líderes empresariales están obligados a utilizar los interrogantes (opuestos a las certezas) para llegar al siguiente nivel y moverse hacia adelante. Hay empresas líderes como Amazon, Whole Foods y Lift que jamás habrían llegado al lugar donde están hoy enarbolando la bandera de las certezas (que tienen la desventaja de ser hasta cierto punto inamovibles).

Para propiciar una cultura 100% creativa las empresas deben permitir que las personas a su cargo hagan muchas preguntas y dejar claro desde el principio que las cuestiones para nada están emparentadas con la ignorancia sino que son un síntoma de curiosidad. Y quienes son curiosos están también más predispuestos a ser ungidos con el don de la sapiencia.

2. Improvise

Las compañías que hacen suyos procesos y estructuras flexibles (y dejan de lado rígidos reglamentos) son más fértiles generando ideas.

Cuando los procesos y las estructuras empresariales son flexibles, los límites son más fáciles de sortear. Saltarse los límites es, de hecho, el principal pilar de la improvisación.

Y lejos de lo que pudiera parecer a simple vista, los sistemas que echan raíces en la improvisación no son ajenos a las normas. Se trata más de bien de dotar a las normas de cierta maleabilidad, óptima para procurar soluciones a las necesidades eternamente cambiantes del consumidor.

3. Apueste por la intuición

Aunque a quienes se reúnen en las juntas directivas de las empresas les cuesta reconocer (al menos de viva voz) que la intuición juega un rol importante en sus decisiones (supuestamente racionales), lo cierto es que ésta asoma (para hacer valer su opinión) más de lo que atreven a reconocer muchas compañías.

En ocasiones hacer caso omiso de las gélidas cifras y dejarse llevar por intuiciones (deudoras de sutiles patrones de comportamiento) conduce a las empresas a grandes triunfos.

Vía: Marketing Directo

5 frases de Albert Bandura sobre el aprendizaje social

Albert Bandura es un psicólogo canadiense que en la actualidad trabaja como profesor en la Universidad de Stanford. Sus estudios y su formación, definidos por una orientación cognitivo-conductual, se han ganado el reconocimiento del mundo por su Teoría del aprendizaje social. Con todo esto, hoy recogemos algunas frases de Albert Bandura que nos ha dejado y que nos permiten asomarnos a la manera en la que él ve a la sociedad.

Así, entre las obras de Albert Bandura cabe destacar la ya mencionada Teoría del aprendizaje social, pero también su publicación Social Learning Theory of Aggression (Teoría del aprendizaje social de la agresión). No obstante, también tiene muchas otras como Reflexive empathy (Reflexiones sobre la empatía) y Self-efficacy: The exercise of control (Autoeficacia: El ejercicio de control) que son muy interesantes. Todas ellas se centran en la sociedad y el aprendizaje.

1. Las creencias condicionan

“Las creencias de la gente acerca de sus habilidades tienen un gran efecto en esas capacidades”.

Esta primera de las frases de Albert Bandura habla sobre el poder que tienen las creencias sobre nosotros. Si pensamos que no se nos dan bien las matemáticas, por ejemplo, por mucho que nos esforcemos nuestras habilidades para poder resolverlas de la manera adecuada se verán mermadas.

Pero, en muchas ocasiones, nuestras creencias sobre qué se nos da bien o lo que podemos hacer provienen de nuestro entorno. Esto quiere decir que alguien de nuestra familia, por ejemplo, un día nos dijo que éramos muy malos en matemáticas, nos lo creímos y nos pusimos esa etiqueta en la frente definiéndonos así ante los demás a partir de ese momento. Lo positivo es que esas etiquetas pueden retirarse.

2. La psicología ayuda, no dicta

“La psicología no puede decirle a la gente cómo deben vivir sus vidas. Sin embargo, puede proporcionarles los medios para efectuar el cambio personal y social”.

Cuando Bandura desarrollaba su teoría del aprendizaje social se dio cuenta de la importancia de la labor de los psicólogos, los cuales no dictan lo que deben hacer sus pacientes sino que más bien guían a las personas en un momento en el que necesitan apoyo para resolver sus problemas.

Los psicólogos ofrecen herramientas y hacen ejercicios con los pacientes para que ellos puedan llevar a cabo los cambios que consideren para sentirse mejor. Pero estos profesionales jamás le pueden decir “tienes que hacer esto o aquello” a quienes acuden a sus consultas. Cada uno debe construir su propia vida.

3. El aprendizaje es bidireccional

“El aprendizaje es bidireccional: nosotros aprendemos del entorno y el entorno aprende y se modifica gracias a nuestras acciones”.

Pero, en muchas ocasiones, nuestras creencias sobre qué se nos da bien o lo que podemos hacer provienen de nuestro entorno. Esto quiere decir que alguien de nuestra familia, por ejemplo, un día nos dijo que éramos muy malos en matemáticas, nos lo creímos y nos pusimos esa etiqueta en la frente definiéndonos así ante los demás a partir de ese momento. Lo positivo es que esas etiquetas pueden retirarse.

2. La psicología ayuda, no dicta

“La psicología no puede decirle a la gente cómo deben vivir sus vidas. Sin embargo, puede proporcionarles los medios para efectuar el cambio personal y social”.

Cuando Bandura desarrollaba su teoría del aprendizaje social se dio cuenta de la importancia de la labor de los psicólogos, los cuales no dictan lo que deben hacer sus pacientes sino que más bien guían a las personas en un momento en el que necesitan apoyo para resolver sus problemas.

Los psicólogos ofrecen herramientas y hacen ejercicios con los pacientes para que ellos puedan llevar a cabo los cambios que consideren para sentirse mejor. Pero estos profesionales jamás le pueden decir “tienes que hacer esto o aquello” a quienes acuden a sus consultas. Cada uno debe construir su propia vida.

3. El aprendizaje es bidireccional

“El aprendizaje es bidireccional: nosotros aprendemos del entorno y el entorno aprende y se modifica gracias a nuestras acciones”.

Raquel Lemos Rodríguez

Fase REM: la etapa más importante del sueño

La fase REM ocupa casi el 50% del ciclo del sueño de los niños pequeños. No obstante, a medida que envejecemos esta etapa tan necesaria para consolidar recuerdos, se reduce drásticamente.

La fase REM se inicia noventa minutos después de conciliar el sueño: la respiración se acelera, aparecen los clásicos movimientos oculares y surgen también las pesadillas más vívidas. En esta etapa es en la que, curiosamente, el cerebro muestra la misma actividad que si estuviera despierto. ¿La razón? Está a punto de llevar a cabo una de sus tareas más importantes.

Hace ya más de 50 años que se descubrió esta etapa del sueño. Ahora bien, cabe decir que la fase del sueño de movimientos oculares rápidos (MOR) o fase REM en inglés (por rapid eye movement) sigue albergando muchos enigmas. Por ejemplo, los científicos tienen claro que es en esta etapa de nuestro descanso cuando el cerebro fija los nuevos recuerdos en nuestra memoria a largo plazo.

Sabemos, además, que actúa como un auténtico escultor descartando aquello que considera irrelevante o poco útil para quedarse con todos esos datos que asume como significativos. De ese modo, va modelando parte de lo que somos, facilita aprendizajes, integra experiencias y logra con ello asentar las bases de nuestra maduración, de nuestra evolución cognitiva, sensorial y también emocional.

Ahora bien, los expertos desconocen, por ejemplo, qué mecanismos son los que guían al cerebro para entrar de pronto en esta fase REM tan asombrosa, tan hiperactiva y llena de posibilidades. Así, estudios como el publicado en la revista Nature y llevado a cabo por los neurólogos Jon Lu y David Sherman nos hablan de un especie de “interruptor” situado en el tronco cerebral.

Sería más bien un conjunto de neuronas especializadas que nos permiten cruzar, por así decirlo, ese umbral y pasar a ese mundo donde los sueños son más vívidos, donde algunas personas pueden andar sonámbulas, y donde nuestro cerebro reorganiza todos esos recuerdos que ha ido codificando durante el día…

“Somos del mismo material con que se tejen los sueños”.

-William Shakespeare-

La fase REM y los fundamentos del sueño

Cuando Sherlock Holmes le comentaba al doctor Watson que el mejor remedio para todos los problemas era dormir, no se equivocaba. Cuando nuestro cuerpo descansa recuperamos la energía y la salud. Una noche de sueño reparador es un mecanismo ideal para reducir el estrés, para ver la realidad desde otras perspectivas y pensar de manera más despejada y acertada.

Dormir es una necesidad biológica. Dejar que nuestro cerebro transite, profundice y adquiera el control en la fase REM es esencial para la mayoría de seres vivos. Es más, sabemos que todos nosotros solemos tener entre 4 y 9 ciclos de sueño dividido cada uno en 5 fases. Los últimos son territorio REM, ahí donde ese sueño paradójico nos facilita un descanso reparador y el que nuestro cerebro pueda llevar a cabo tareas indispensables.

Se sabe, además, que los recién nacidos así como los niños más pequeños pasan la mayor parte de su ciclo del sueño en la etapa REM, de ese modo integran mejor cada experiencia en la que es sin duda, la etapa más importante de su desarrollo. No obstante, a partir de los 6 años esta etapa se reduce ya de forma notable y tiene la misma duración que en un adulto.

Por otro lado, tal y como nos explican los científicos Una de Karni y BS Rubenstein en un estudio publicado en la revista Sciencie, el sueño REM es clave para nuestra percepción y atención, para responder ante los estímulos, para aprender de nuestro entorno y sobrevivir en él. 

Asimismo, conocemos también que todos los mamíferos así como las aves, sueñan, y que tienen su fase REM. Curiosamente, no ocurre lo mismo en peces, lagartos y tortugas…

¿Qué ocurre durante la fase REM en nuestro cerebro y en nuestro cuerpo?

El sueño REM recibe también el nombre de “paradójico” por la peculiaridad de las ondas cerebrales que aparecen en esta etapa del descanso: son desincronizadas, muy rápidas y de bajo voltaje.

Por otro lado, el área cerebral que según los expertos regula esta fase del sueño es el tallo cerebral. Las neuronas corticales y talámicas están más despolarizadas en este etapa, y aparece además un tipo de neurotransmisor con mayor abundancia: la acetilcolina. Asimismo, cuando llegamos a la fase REM solemos experimentar lo siguiente:

  • Respiración acelerada.
  • Movimiento de los ojos.
  • Relajación muscular.
  • Excitación sexual.
  • Aparición de sueños vívidos.

Para comprender mejor cómo actúa y aparece la fase REM, veamos ahora cuáles son las fases del sueño.

Etapa 1

En esta primera etapa son habituales los despertares, así como esa sensación de súbitas caídas. El tono muscular se va relajando poco a poco y predominan las ondas cerebrales alfa y theta.

Etapa 2

El sueño se vuelve más profundo, la frecuencia cardíaca disminuye, así como la temperatura corporal. En este punto, el cuerpo se prepara para entrar en las fases más importantes del descanso.

Etapa 3 y 4

En estas fases el sueño es profundo. Predominan las ondas delta y pueden aparecer ya trastornos del sueño, como terrores nocturnos y el sonambulismo.

Durante esta etapa de sueño NO REM el cuerpo se repara, se regeneran tejidos, se elimina células que ya no sirven y se depura el sistema inmunitario. En el caso de los niños, se estimula el crecimiento de los huesos, de los músculos…

Etapa REM

Han pasado ya entre 90 y 100 minutos de sueño y llegamos por fin a la fase REM. Las ondas cerebrales presentan la misma actividad que si estuviéramos despiertos, nuestros sueños presentan una narrativa con mayor sentido y el cuerpo pierde el tono muscular. Predominan las ondas theta y el cerebro empieza entonces a integrar las experiencias vividas en la memoria a largo plazo.

Este ciclo descrito se repetirá a lo largo de la noche entre 4 y 5 veces.Y en cada ciclo, la etapa REM durará más tiempo, empezando con 10 minutos hasta llegar a una hora (dos si tenemos menos de 30 años y media hora si tenemos más de 65 años).

Tal y como podemos ver, la relevancia a la hora de mantener una buena higiene del sueño es clave no solo para recuperar la energía. Dormir bien, y llegar así hasta la fase REM, es clave para cuidar de nuestros procesos cognitivos, de la memoria, de la atención, la percepción, la capacidad para reaccionar de manera más efectiva a los estímulos del día a día…

Shakespeare dijo una vez que el hombre que no se alimenta de sus sueños envejece pronto. Podríamos añadir además, que la persona que no duerme, tampoco sueña, y quien vive privado de sueños, tampoco vive como merece…

Valeria Sabater