Cómo organizar tu trabajo desde la perspectiva de la productividad

Priorizar nuestras tareas puede resultar frustrante, especialmente si se trabaja con un gerente de tendencia adhocrática o una organización que no ofrece objetivos claros. La mayoría de nosotros nos enfrentamos a esta realidad todos los días, en mayor o menor medida.

La investigación frecuentemente citada de Robert Kaplan y David Nortonmuestra que más del 90% de los empleados no comprende completamente la estrategia de su compañía o no sabe lo que se espera de ellos para ayudar a lograr los objetivos de la organización. Para agravar el problema, investigaciones recientes muestran que los ejecutivos globales dicen que tienen demasiadas prioridades conflictivas.

En un entorno en el que las prioridades conflictivas y difusas son la norma, obliga a plantearse:

¿Cómo priorizar nuestro trabajo y sentir satisfacción por un trabajo bien hecho?

  • Posesión

Verifica tu forma de pensar cuando se trata de establecer prioridades. No supongas que priorizar tus tareas corresponde a otra persona, y no elijas contemplarte a tí mismo como un mero ejecutor. Es fácil culpar a la organización cuando experimentamos un alto nivel de estrés o una abrumadora cantidad de trabajo. Por eso , hay que reconocer que establecer prioridades conscientemente es un pilar clave del éxito.

  • Priorizar

Selecciona un par de áreas para establecer prioridades, esto te permitirá administrar la sobrecarga de información. La sobrecarga de opciones es lo que nos paraliza o conduce a decisiones que van en contra de nuestros mejores intereses. Como criterios más comunes para filtrar prioridades destacan la contribución y la motivación.

Por un lado, por contribución, consideramos tanto las necesidades de la organización como la forma en que aportamos fortalezas, experiencia y capacidades. La palabra contribución refleja un sentido de propósito y servicio.

Por otro, por motivación te permite identifica claramente lo que te inspira en tu trabajo.

Aplicando estos criterios te permitirá clasificar las tareas en distintas clases:

  • Prioritarias

Que inclye aquellas áreas de tu trabajo aportan mayor valor agregado y logran un mayor impacto impacto emocional que te producen mayor bienestar. Revisa qué proyectos, iniciativas y actividades aparecen en tu lista como de alta contribución y alta pasión.

  • Tolerables

Estas tareas se distinguen por ser importantes pero, a la vez, agotan tu energía cuando te involucras en ellas. Un claro ejemplo de este tipo de tarea es poder tener un rol y un equipo más grande pero, sin embargo, nos da pereza el aumento en los procesos gerenciales y la administración que lo acompañan.

Este tipo de tareas, por regla general, se identifican porque se corresponden con tareas en las que estamos la curva de aprendizaje y, por eso, es una parte de nuestro trabajo que aún no es una fortaleza y nos exige mantener una mentalidad de crecimiento y salir de nuestra zona de confort.

  • Ascendentes

Son tareas que a tí personalmente te satisfacen y te cargan de energía, sin embargo, dentro de la organización son tareas devaluadas. Tal es el caso de las tareas implicadas enunanueva área de negocio o un nuevo lanzamiento o aquellas referentes a la mejora de procesos de tu equipo.

Evidentemente en este tipo de tareas podemos tener que enfrentarnos a un sesgo entre lo que te mantiene motivado y lo quela organización valora, si es así, conviene replantearse estas tareas.

  • Delegables

Por regla general incluye todo aquello de bajo valor y escasa productividad, tal es el caso de la revisión de correos electrónicos, reuniones de escaso valor, etc. Si no hay nadie a quien delegar, defiende la posibilidad de contratar a alguien.

Conforme a esta clasificación de tareas debemos organizar nuestro desempeño semanal y mensual, ya que nos permitirá optimizar el conocimiento de nuestro trabajo y nuestra productividad.

Asumir la propiedad de nuestro trabajo y reclamar el poder de decisión sobre dónde podemos gastar mejor nuestro tiempo permite establecer una trayectoria para producir resultados significativos, experimentar más satisfacción en el trabajo y tener más energía.

En Pymes y Autónomos

Las 10 herramientas de Business Intelligence que deberías conocer

Resumimos diez de las principales propuestas de Business Intelligence en el mercado, desde motores de análisis a herramientas de visualización de los datos. La información es nuestra, la elección solo tuya.

En esta misma web os hemos explicado numerosas veces en qué consiste el Business Intelligence, esa metodología por la podemos analizar los principales datos y métricas de una empresa para optimizar el negocio, detectar potenciales áreas de mejora y aumentar la eficiencia ya sea de la gestión del stock, de la relación con los clientes o de las apuestas de marketing. Pero quizás los más técnicos del lugar se estén preguntando por las distintas alternativas que tienen a su disposición para explotar este potencial.

Las herramientas que encontramos actualmente en el mercado suelen basarse en una base de datos relacional con un conjunto adicional de índices y formas de acceso a las tablas. Información estructurada, por resumir. Sus datos suelen ser procesados de forma local, agrupando la información de la compañía en un data warehouse o servidor central.

En cualquier caso, existen muchas opciones a distintos costes -incluso gratuitas- y bajo modalidades de entrega -in house, cloud…- distintas. Un amplio abanico que no responde a una mera competencia directa en rendimiento y precio, sino también a la gestión de los casos de uso a la que mejor se aplica una u otra tecnología.

Incluso, en muchas situaciones, deberemos apostar por un modelo híbrido en el que combinar dos herramientas de BI distintas para obtener la mejor visión del negocio posible, por ejemplo una para examinar los procesos del back-end de la empresa y otra para el front-end.

Pero vayamos ya al grano, ¿cuáles son las 10 principales propuestas del mercado de Business Intelligence en estos momentos? En la selección que les mostramos a continuación recogemos brevemente algunos de los principales valores diferenciales de cada herramienta. El orden es puramente aleatorio y la elección, solo suya.

IBM Cognos

Empezamos por la propuesta del Gigante Azul en el área de BI, con una amplia gama de productos de Business Intelligence accesibles a través de una interfaz web. Especialmente indicado para análisis de datos en el front-end, su Report Studio es un clásico de estas arenas.

Microsoft Power BI

Microsoft Power BI destaca, además, por su extraordinaria integración con otras herramientas de la propia marca. Desde el trabajo mediante voz con Cortana hasta datos alojados en Azure, pasando por SQL Server o Excel, donde podremos ampliar los gráficos y diagramas habituales de este programa de una forma masiva.

Además, su versión gratuita es extraordinariamente interesante para usuarios noveles.

Tableau

Con Tableau pueden crearse dashboards visuales y responder preguntas de negocio de forma sencilla, agrupando datos de distintas fuentes y cargando descripciones emergentes con información adicional, excluir valores atípicos o visualizando datos en varias dimensiones geográficas al mismo tiempo.

Pentaho

Con el procesamiento de datos en tiempo real, Pentaho puede ser una gran opción como herramienta de análisis para el back-end. Destacando como una herramienta de código abierto, puede proporcionar una gran flexibilidad y recientemente se convirtió en una nueva empresa comercial que podría producir soluciones aún más robustas.

Tibco

TIBCO Spotfire es una herramienta de BI bastante versátil y con una gran comunidad online. Su principal diferencial se encuentra en el análisis de los procesos de ventas y la experiencia de cliente.

Ab Initio

Ab Initio comprende una amplia variedad de soluciones relacionadas con el procesamiento de datos en paralelo, bajo la que podemos entender información estructurada y no estructurada tanto por lotes como analizando eventos complejos. Su tecnología trabaja mediante la interfaz gráfica de usuario (GUI).

 

Azure Analysis Services

De nuevo volvemos a Microsoft para encontrar otra interesante propuesta en este terreno, denominada Azure Analysis Services. De uso exclusivo en la nube, este motor de análisis permite visualizar los datos con distintas herramientas de datos (por ejemplo, Power BI), caracterizándose por su gran velocidad y disponibilidad así como por su capacidad para conectar datos operativos en tiempo real con DirectQuery.

Oracle

El gigante rojo también posee su propia herramienta de analítica, aunque quizás sería más apropiado decir que posee una solución de BI específica para cada caso de uso y que integra muchas de estas funcionalidades en sus principales soluciones de negocio. Como es obvio, especialmente recomendado para análisis de datos en bases de datos SQL.

SAP Business Objects

SAP Business Objects permite convertir datos -principalmente financieros y procedentes del ERP de la firma- en información útil, distribuyéndola a los ejecutivos que la necesiten. Además, permite completar esos datos con otras fuentes externas y consumir los resultados desde cualquier dispositivo. Un completo panel de control de la empresa quizás menos sencillo que el de sus rivales, pero más completo a la hora de examinar procesos de negocio.

Microstrategy

Microstrategy quizás sea el proveedor más antiguo en la arena de BI, arena en la que lleva operando desde 1989. Creada en origen para analizar y dar forma a datos relacionales, sus últimas versiones ya permiten crear cuadros de mando personalizados en los que atender tendencias y previsiones con información alojada en Hadoop y otras BBDD y motores específicos del Big Data y la información no estructurada.

Escrito por Alberto Iglesias Fraga

Tome el control de su carrera en seis sencillos pasos

Actualmente, vivimos en una época en la que el desarrollo profesional se basa en el «hágalo usted mismo». Desde hace años, las empresas ofrecen cada vez menos formación formal. Un motivo puede deberse a que los empleados cambian de trabajo tan frecuentemente (la media de permanencia en el trabajo actual es de aproximadamente cuatro años) que las empresas no ven el sentido de invertir en personas que seguramente se irán. Esta realidad supone un gran contraste en comparación con la inversión que los altos dirigentes solían hacer en sus empleados. Durante mis 11 años en PepsiCo, principalmente en la década de 1990, el «desarrollo personal» era una de las principales iniciativas de la empresa.

Lamentablemente, hoy en día las organizaciones están dejando que sus empleados tengan faltas de habilidades y puntos flacos que pueden descarrilar sus carreras y arruinar la efectividad organizativa. Además, los jefes tampoco están ayudando. Como están demasiado centrados en sí mismos, la mayoría de gerentes no tiene tiempo ni energía para fijarse en nadie más. De hecho, la asesoría Korn / Ferryanalizó la autoevalación que hacían los jefes en base a 67 cualidades de liderazgo y«desarrollar a otros» era la último en la lista. 

Lo ideal sería que las empresas se esforzaran más en promover el desarrollo profesional: potenciar un feedback más inmediato, establecer criterios claros de rendimiento, ofrecer feedback de desarrollo con claridad y tacto y proporcionar recursos e incentivos para que los jefes conviertan el desarrollo de los empleados en una prioridad. Sin embargo, la realidad es que la mayor carga recae sobre los propios empleados. Los trabajadores a todos los niveles deben aprender a identificar sus debilidades, descubrir sus puntos flacos y fortalecer sus habilidades.

Estas son seis cosas que puede hacer usted para tomar el control de su desarrollo profesional.

Entienda en qué le están evaluando. ¿Cómo es el éxito en su puesto? Cuáles son sus objetivos profesionales y parámetros de éxito? Es mejor identificarlos con su jefe, pero si esto no ocurre, escriba lo que entiende que son sus objetivos e indicadores de rendimiento claves. Llévelos a su jefe para ponerse de acuerdo y entable un diálogo permanente para asegurarse de que se mantienes en el buen camino.

Resuelva sus propios puntos flacos. Los que tienen mayor rendimiento siempre están aprendiendo y ajustando y piden feedback habitualmente a sus jefes, compañeros y subordinados. Si su jefe no le da feedback de manera proactiva, empiece usted mismo la conversación. Tras una presentación o una reunión importante, mencione algo que piense que ha ido bien y después pida consejo sobre otra cosa que podría mejorar. Es más fácil hacerlo por etapas: la mayoría de las personas solamente pueden absorber un área de mejora cada vez. Escuche y de las gracias a su jefe por el feedback.

Codifique su aprendizaje. Puede capturar feedback y aprendizaje llevando un diario. Enumere las competencias que necesite desarrollar en su puesto y evalúese (ya sea por usted mismo o con la ayuda de un asesor de confianza) en cada una de ellas. Por ejemplo, si se dedica al marketing de una marca, quizás se puntúe con un «sobresaliente» en desarrollo de publicidad, un «notable» en análisis de precios y un «bien» en marketing comercial. Céntrese en los «bien» para cerrar las brechas de las habilidades. Buscar feedback de alguien que previamente ocupó su puesto puede acelerar su aprendizaje.

Incremente su visibilidad con los «bien». No es posible siempre que los altos dirigentes se fijen en nosotros por nuestro trabajo directo, así que puede probar a ofrecerse voluntario para iniciativas como trabajo benéfico, eventos de la empresa o reclutar en las universidades. Esta es una manera fácil, pero a menudo ignorada, de codearse con directivos que le verán en acción y podrían fijarse en sus contribuciones.

Conviértase en un experto en un área de creciente importancia para su empresa. Su empresa puede estar lidiando con una disrupción por la llegada de una nueva tecnología como el internet de las cosas, la inteligencia artificial o los sistemas informáticos en la nube. Conviértase en la persona experta de su departamento en un tema emergente. Lleve a cabo estudios y revisiones literarias, acuda a conferencias o escriba sobre el tema. Desarrollar conocimientos en un área emergente de creciente importancia puede dar lugar a promociones y oportunidades laborales.

Busca buen asesoramiento y orientación. La perspectiva de un superior es inestimable, pero asaltar a alguien con y preguntarle si puede ser su mentor seguramente le asustará. Trate de quedar con él de manera informal: en la cafetería de la empresa, en el picnic del trabajo o una excursión de golf. Conozca la biografía de la persona y esté preparado para hacer algunas preguntas sobre su área de especialización. Si la cosa va bien, le dirá: «Dime si puedo ayudarte con algo». Pasada una semana, puede invitarle a «continuar la conversación» tomando un café. Con el tiempo, podría desarrollarse de manera natural una relación de mentor-aprendiz.

Lleva tiempo desarrollar competencias funcionales sólidas. En la mayoría de los puestos, ya sea en ventas, marketing, logística de cadena de producción o finanzas corporativas, ser competente a menudo consiste en tener sólidos conocimientos en profundidad de cuatro o cinco áreas clave del puesto y un buen conocimiento práctico de otras cuatro o cinco. Sin la voluntad de llevar a cabo tareas múltiples o incluso movimientos laterales estratégicos, una serie de habilidades completas no será suficiente. Hace falta paciencia.

En un momento de mi carrera, yo seguía de gerente en PepsiCo mientras que un buen amigo mío pasó a ser vicepresidente cambiándose de empresa. Sin embargo, al ir solidificando mis habilidades, entendí cómo encajaban las piezas de la empresa y mi progresión profesional se aceleró.

Sus habilidades son su capital profesional, así que tómase su tiempo para desarrollar sus habilidades funcionales. Saltar de un trabajo a otro demasiado rápido (por ejemplo, cambios cada 18 meses o dos años) no permitirá que desarrolle la pericia funcional que necesita para avanzar en su carrera. Con tiempo y práctica y tomando la iniciativa, tiene muchas más posibilidades de prosperar en este mundo de «hágalo usted mismo».

Un artículo escrito por 

Por qué muchos autónomos retrasan su jubilación

El pasado 2017 se cerró con 2,23 afiliados por cada pensionista en España, la peor cifra desde 1999, según datos del Ministerio de Empleo. Estas cifras ddddse unen a las informaciones publicadas recientemente por la Unión de Asociaciones de Trabajadores Autónomos y Emprendedores (UATAE), que confirmaban las dificultades que atraviesa el sistema de pensiones. Todos estos datos afectan al autónomo que está a las puertas de la jubilación.

Cifras del sistema de pensiones

Los siguientes números nos explican cómo está actualmente el sistema de las pensiones: more «Por qué muchos autónomos retrasan su jubilación»

Exprimir la naranja de la personalización da litros y litros de zumo en forma de ventas

La personalización es en plena era digital lo que hace bombear el corazón del cliente y en último término también su bolsillo. Las marcas están tomando nota de esta necesidad y están invirtiendo dinero a manos llenas en brindar experiencias personalizadas a sus clientes.

Según un reciente de la Data & Marketing Association (DMA) y la consultora Winterberry Group, el 70% de los marketeros asegura que sus inversiones están espoleadas en gran parte por el anhelo de personalización por parte del consumidor.

Y lo cierto es que el dinero que las marcas están depositando en la personalización está traduciendo en resultados contantes y sonantes. Los marketeros consultados por la DMA y Winterberry Group señalan que sus ventas, aguijoneadas por la personalización, han pegado el estirón desde el año 2011.

El 76,6% de los marketeros tilda la “customer experience” de prioridad. Y el 57% va más allá y endilga a ésta la etiqueta de máxima prioridad.

En el transcurso de los últimos años los marketeros dicen haber ampliado sus inversiones en todos los medios de carácter “addressable” (tanto canales digitales como tradicionales). Elcontenido con el foco puesto en la web es el área que se ha beneficiado de los mayores incrementos presupuestarios.

El denominado data-driven marketing y los presupuestos asociados a esta disciplina han alcanzado un volumen récord en el transcurso de los últimos cinco años, de acuerdo con el informe de la DMA y Winterberry Group.

Los marketeros están convencidos de que los tres factores más relevantes a la hora de agasajar al cliente con una experiencia de calidad son la gestión de datos, la personalización y el contenido.

“Utilizar los datos para proporcionar una experiencia de calidadal cliente se ha convertido actualmente en el piedra angular del marketing, y es evidente que los anunciantes están haciendo las inversiones necesarias para asumir adecuadamente el reto de la personalización”, indica Neil O’Keefe, vicepresidente senior de contenido y marketing de la DMA.

Vía: Marketing Directo

¿Cómo puedo conseguir un trabajo sin experiencia?

1. Sé realista

Muchas veces el problema no es tanto la experiencia, sino que anexado a eso está esa creencia de que conseguirás un trabajo en la empresa más grande de la ciudad teniendo cero experiencia o ningún estudio relacionado al empleo.

Debes ser realista. No es malo soñar en grande y aspirar a más, pero todos tenemos que comenzar desde un eslabón más bajo para poder ir subiendo de a poco.

Si eres alguien joven que ha tenido ciertos estudios y cursos pero no ha laborado antes, no puedes esperar comenzar a trabajar en el mejor puesto, por ejemplo.

Ve por trabajos que tengan menos exigencias y se adapten de momento a las habilidades que muestras en tu currículum.

2. Busca trabajos temporales

Los trabajos simples que cualquier persona podría hacer y que normalmente, son libres de esa experiencia que suelen pedir la mayoría, son lugares perfectos para empezar a crearla.

Ser camarero, vendedor, cajero, aunque sean trabajos comunes, la mayoría de nosotros hemos empezado en ellos o trabajos parecidos, como una forma de crearnos un poco más de currículum en el campo laboral.

La verdad, he estado en muchas áreas, pero aunque creas que la parte de mi currículum donde coloca experiencia laboral debe parecer un circo, muchas veces no hay nada mejor que alguien que ha experimentado varios puestos y adquirido diversas habilidades gracias a ellos.

3. Aprende todo lo que puedas

Aprender un idioma nuevo, cómo usar Word o Excel, redes sociales o diseñar páginas web, aprende todo lo que esté a tu alcance y que pueda ayudare en un futuro.

Todos tenemos a ese conocido que se la pasa de curso en curso, a veces aprende un estilo de baila, como otras veces un idioma nuevo. Lo cierto es que es un gran ejemplo de lo que debes hacer.

Por más insignificante que algo pueda parecer, nunca está demás aprenderlo.

Como ya dije, compensa tu falta de experiencia con estudios y habilidades que adquiriste con el tiempo.

¿Cómo hacer una carta de presentación para un currículum?

Enfócate siempre en los puntos principales a tratar, tus habilidades, destrezas y logros. Además, nunca olvides ser cordial al momento de escribirla.

Como todos sabemos, un currículum es prácticamente un resumen de todo lo que has hecho a lo largo de tu vida hasta el momento en el que estás presentándolo.

Trabajo, estudios, experiencia, todo lo que tenga que ver y pueda ayudarte a conseguir un empleo y que otros valoran al momento de elegir un candidato.

Armar un currículum no es tan difícil como muchos piensan, sólo debes enfocarte en organizar todo y ser conciso. Destacar lo importante sin necesidad de ir a más detalles.

El problema para la gran mayoría, surge cuando deben escribir la carta de presentación que lo acompaña.

Ya sea porque no sabes cómo dirigirte, qué tipo de vocabulario usar, qué deberías destacar en ella; el reto aparece cuando es momento de escribir y narrar sobre nosotros.

Para poder superar la dificultad que probablemente ves al escribir tu carta de presentación y ayudarte a que sea lo más impecable posible, aquí te daré los pasos a seguir para escribirla.

1. Formato y estilo

Comencemos por la apariencia. La carta de presentación en términos de formato. Si utilizas Word como la mayoría, no lleva nada especial o colorido, sólo un tipo de letra perfectamente legible y en color negro.

Te recomiendo utilizar Arial, Times New Roman o Calibrí, son los 3 tipos de letras mejor legibles y estilo imprenta.

En cuanto al tamaño de letra, no te excedas de 12.

Ahora, yendo a la parte del texto, intenta dejar un interlineado de 1,5 pero quitando el espacio después del párrafo. Sin embargo, recuerda separar con dos espacio el título del texto.

2. Redacción y vocabulario

Antes de comenzar a redactar tu carta de presentación, recuerda mantener cierto grado de respeto y elegancia en ella.

Evita utilizar palabras o expresiones que al momento que la persona lo lea, pueda sentir que lo tuteas. Debes tratarla de a usted y como alguien superior a ti. La educación tiene que estar presente todo el tiempo.

Utiliza un vocabulario sencillo pero con las palabras correctas que indiquen exactamente lo que quieres expresar.

Bajo todo costo, no redundes. Siempre ve directo a lo que quieres tratar. No des muchas vueltas al momento de explicar o decir algo sobre ti.

Lógicamente, debes mantener una ortografía perfecta. Todos cometemos un error de vez en cuando, somos seres humanos después de todo, pero hay muchas formas de evitar los errores ortográficos, incluso al momento de utilizar Word este mismo corrige nuestras faltas.

3. Distribución y contenido

Toda carta debe comenzar con la fecha y lugar donde te encuentras, colocado hacia el lado derecho de la hoja en negrita.

Siguiente, es el nombre de la organización, la dirección, localidad y el país, todo esto hacia el lado izquierdo igualmente en negrita.

Para comenzar a desarrollar la carta, primero debes dar un saludo formal y colocar a quién te diriges. Todo eso del lado izquierdo sin negrita.

Ahora, comienza el espacio donde empiezas a indicar y destacar todo lo necesario.

En una carta de presentación, nuestro objetivo es dar un breve resumen de nosotros y nuestra experiencia tanto en estudios como laboral, pero más allá de ser algo parecido a nuestro currículum como tal, es un complemento de este.

Este espacio te permite no sólo destacar tus fortalezas sino de expresar los motivos por los cuales mereces el empleo y porqué deberías ser tú quien ocupe el puesto.

Tu carta nunca va dirigida a la misma empresa o puesto de trabajo. No cometas el error de hacer una carta estándar para todos.

Debes puntualizar y mostrar tus habilidades, estudios, experiencia y razones, dependiendo del puesto de trabajo y la organización a la que te diriges. Este desarrollo siempre va justificado y dejar la sangría al iniciar un párrafo depende de nuestros gustos.

Si decides no hacerlo y sólo dejarlo justificado también se verá presentable y correcto.

Por último, una vez que termines el desarrollo de tu carta, recuerda siempre despedirte de forma cordial y firmar con tu nombre. Esto va colocado hacia el lado izquierdo y en negrita.

Algunas personas suelen colocarlo centrado y sin negrita, pero oscila mucho en el gusto personal.

Yo por mi parte, te recomendaría siempre negrita al menos en tu nombre al final.

Por internet podrás encontrar muchos modelos de cartas.

Sin embargo, es más frecuente encontrarnos con modelos que no son para nada profesionales y que carecen de muchos aspectos, lo que hace que no sean suficientes y no cumplan con ciertos estándares a la hora de enviarlas.

Vía: Gananci

6 razones dolorosas por las que NUNCA encontrarás trabajo

Trabajar es necesario. Por mucho que algunos queramos verlo como una forma de ocupar nuestro tiempo o hacer algo productivo, lo cierto es que nadie trabajaría si tiene suficiente dinero para vivir sin hacerlo.

Hay otras personas, que comienzan a trabajar porque quieren tener más independencia y aprender más de la vida.

Yo, a mis 15 años, ya sabía lo que era cumplir un horario y tener que asistir más de 5 veces a la semana a un lugar de trabajo.

Por mi parte, no fue necesidad sino las ganas de experimentar e ir creciendo en un ámbito más laboral,aprender qué es ganarse el dinero por el que todos debemos esforzarnos.

Sin embargo, encontrar un empleo no es nada fácil. Incluso para aquellas personas con estudios universitarios o con tiempo en el campo laboral, es difícil muchas veces.

A mí me tomo más de dos meses encontrar mi primer empleo.

Pero lo peor de todo era que durante todo ese tiempo, solo pensaba en por qué no podía encontrar un trabajo.

¿Por qué nadie me quería dar una oportunidad para demostrarles lo que valía?

Intenté no perder mis ganas y mi esperanza, aunque te confieso que hubo momentos muy duros en los que no fue fácil conseguirlo.

Pero al final lo logré, y me di cuenta de que sí hay trabajo, pero muchas veces el problema es que no sabemos cómo buscarlo y hacerlo nuestro.

Por eso, en este artículo voy a enseñarte las razones por las que no has encontrado trabajo hasta ahora, cómo arreglar eso, y qué pasos exactos debes dar para conseguir un empleo sin salir de tu casa.

¿Por qué no puedo encontrar trabajo?

Encontrar un trabajo depende de todo lo que haces para conseguirlo, no es simplemente tener suerte. Hay 6 errores que estás cometiendo y que te impiden conseguir el empleo que deseas, y el número 4 es el peor de todos.

Tus errores más comunes pueden ser desde dónde buscas hasta tu presentación y respuestas que das a la hora de hacer tu entrevista.

Al comienzo es normal cometer ciertos errores ya que, ¿quién no lo hace al iniciarse en algo nuevo? Pero que aprendas de ellos y los corrijas es lo que te ayudará a encontrar uno en el futuro.

Yo cometí errores bastante comunes y otros más personales, pero sé que todos ellos me detuvieron de encontrar trabajo.

Por ello, no quiero que caigas en lo mismo. Si bien es cierto que no hay mejor forma de aprender las cosas que pasar por ellas, ahorrarnos algunos tropiezos nunca viene mal.

Así que quiero mostrarte aquí los 6 errores más grandes que debes evitar y estar listo para afrontarlos.

1. Buscas trabajo en una sola fuente

Antes, las personas tomaban su periódico por las mañanas, se iban a la sección de clasificados y comenzaban a marcar anuncios de trabajos potenciales o que creían podrían obtener.

Habiendo tantas formas de buscar un empleo, ¿te conformarás con la más anticuada?

No digo que dejes de hacerlo, porque a pesar de ser una forma común de buscar, pienso que sigue siendo bastante buena, pero no te quedes sólo con eso.

El internet es una de las mejores fuentes en la actualidad para encontrar lo que sea, en especial trabajo.

Expande tu búsqueda, no te quedes con una sola fuente de información. Para encontrar varios empleosque he tenido, he recurrido a todas las formas posibles y ha sido mucho más efectivo que leer únicamente las noticias o limitarme a buscar en una sola página de internet.

Navega, busca y encontrarás un trabajo.

2. Eres exigente con el salario

En todo país, existe un salario mínimo para la mayoría de la población, en especial para personas que no tienen estudios o experiencia. Por otro lado, personas mejor capacitadas suelen ganar más.

Sin embargo, si eres alguien que no encuentra trabajo y por fin se presenta una oportunidad, no seas exigente en cuanto al pago que recibirás.

Solemos pensar que nuestro trabajo vale más que el de otros. Sí, nuestro trabajo vale, y mucho, pero siempre hay que mantener un margen de la realidad.

No puedes esperar que siendo un ingeniero apenas entres te paguen lo mismo que alguien que tiene 5 años trabajando en el mismo lugar.

Comienza desde abajo, por más que te guste el salario o no. No se trata de ser conformista pero si de estar consciente cuánto mereces que te paguen y cuánto trabajo te piden hacer por el monto que te ofrecen.

3. Careces de las habilidades necesarias

Siempre que ves un anuncio de trabajo, en alguna parte de él encontrarás ciertos requisitos que te piden para poder aplicar.

Si no cumples con todos, ¿por qué no hacerle caso al mensaje que ponen en grande los empleadores, “No aplicar si no cumple con todas las exigencias”?

Para comenzar, si lo colocan, es porque ni siquiera se molestarán en ver tu propuesta si no cumples al menos con más de la mitad de las habilidades que requieren.

Así que en el proceso, lo único que gastas es energía y tiempo. A punta por opciones donde al menos hay un 50% de probabilidades que te acepten.

4. Tus entrevistas de trabajo no son nada especiales

Si pasaste el reto de buscar un empleo pero cada vez que vas a tu entrevista para terminar de ganártelo, fallas. Entonces es lógico que estás haciendo algo mal en ellas.

Muchas personas se ponen nerviosas y aunque es algo normal, no debes permitir que se muestre una vez estés delante de la persona que hará la entrevista.

El nerviosismo significa inseguridad.

Además, dar respuestas estándar que no hablen mucho de ti y sólo se limiten a responder las preguntas, no es algo excitante que haga pensar a otros “debo darle el empleo a esta persona”.

No prepararse para una entrevista es como decir, “este trabajo ya es mío”. Todo merece que nos preparemos con antelación para ello.

Así que si tienes problemas de nervios o no muestras mucha motivación en tus entrevistas, comienza por corregirlo.

5. Tu apariencia no te favorece

Aunque muchos odian utilizar un traje, un vestido o tacones. La imagen que das a primera vista siempre hablará mucho o prácticamente todo de ti, incluso cuando eso lleve a otros a tener un concepto distinto al real.

He conocido muchos médicos que son excelentes en su trabajo, grandes profesionales, pero en cuanto a su apariencia dejan mucho que desear.

Batas arrugadas, cabello como si estuvieran recién levantados e incluso mal aliento.

No se trata de vestirse de gala o como si fueras a ver al presidente, pero si tener al menos una imagen que indique que eres aseado y de buen aspecto, que hable bien de ti como persona.

Lo mismo ocurre durante las entrevistas, si quieres conseguir el empleo, vistiéndote como si fueras a una disco o a dormir dentro de poco, no te ayudará a conseguir el empleo.

6. Eres conflictivo

A menos que estés por comenzar tu propio negocio o seas tu jefe, siempre deberás trabajar bajo el mando o supervisión de alguien.

Muchas personas odian seguir órdenes, les gusta hacer las cosas como únicamente ellos creen que están bien.

Si tienes problemas con la autoridad que ejerce alguien más sobre ti o siempre buscas problemas donde no los hay, no llegarás lejos.

Si no puedes trabajar en equipo o en compañía, en todos los lugares que intentes conseguir un empleo, se presentarán percances debido a ello.

Durante una entrevista de trabajo, imagina si reaccionas de forma agresiva, es casi seguro que no conseguirás ese empleo.

Por ello, el buscar conflictos con alguien que es potencial a darte un empleo es el peor error que puedes cometer. Además, si eres incapaz de seguir órdenes o instrucciones, ¿cómo pretendes conservar tu trabajo?

Tienes que controlar tus emociones y evitar que se interpongan entre las oportunidades que se presentan para conseguir un empleo.

¿Cómo puedo encontrar un empleo?

Encontrar empleo es una tarea que requiere tiempo y paciencia, no se trata de aplicar al primero que encontremos. Por eso, debes corregir los errores que has cometido hasta ahora, y aprender nuevas habilidades que te ayudarán durante tu búsqueda

Por ejemplo, para encontrar un empleo como escritora, decidí tomar clases de redacción y ortografía. Lo cierto es que le dediqué mucho tiempo a las habilidades que ya tenía para mejorarlas y a su vez, poder adquirir otras que necesitaba. 

Por eso, es importante que cambies desde la forma en la que buscas el empleo, hasta a ti mismo para cumplir mejor con las expectativas no sólo de los demás, sino las tuyas a la vez.

Hay 5 cambios que realicé para comenzar a encontrar trabajo y que dejara de parecer una travesía imposible y que te ayudarán a ti, para finalmente comenzar a trabajar.

1. Ten tu mente más abierta

Más de una vez, se presentaron oportunidades de trabajo que no eran exactamente lo que buscaba, pero que en su mayoría, cumplía con los requisitos para realizarlo.

Seguramente, muchas veces te cierras a la idea de probar nuevas cosas que pueden resultar en algo mejor de lo que piensas.

Cuando aprendí inglés, el empleo que realmente quería es traducir o hacer de intérprete para alguien. Sin embargo, un día llamaron desde el sitio donde estudié el idioma preguntando si estaba interesada en un puesto como profesora.

Nunca me vi como profesora en mi vida, primero, porque no creí tener la paciencia necesaria para ello.

Pero decidí darle una oportunidad e intentarlo. Resultó mucho mejor de lo que esperaba.

Si bien no siempre el empleo que encuentras es lo que buscabas en un principio, eso no significa que no represente una gran oportunidad para ti.

Ten una mente abierta a todo lo que se presente en tu camino, todo sirve como una lección y experiencia para futuros empleos que quieras encontrar.

2. Amplía tus sitios de búsqueda

Como hice referencia unos párrafos arriba, no debes conformarte con sólo una fuente donde se ofrezcan empleos.

Al inicio, también comencé con tomar un periódico o revista y a anotar todos los posibles trabajos que se ajustaban a mis habilidades.

Pero lo tomé como una manera de iniciar, no de forma permanente.

Comienza a visitar varios sitios por internet, donde ofrezcan empleos. 

Incluso sal varias veces a recorrer las calles y ver si tienes suerte en encontrar algún anuncio o sitio donde soliciten empleados.

Recuerda que al buscar en un solo sitio, las opciones suelen agotarse rápidamente, sobre todo porque muchas veces se repiten diariamente los mismos empleos que vimos el día anterior.

Por eso es importante que tengas un plan b y c a la hora de realizar tu búsqueda.

3. Busca en agencias de reclutamiento

Si no estás teniendo suerte encontrando trabajo, siempre puedes recurrir a alguien que ayude a ponerte en un sitio visible para compañías u otros empleadores.

Las agencias de reclutamiento son una excelente opción cuando queremos encontrar empleo, ya que no sólo nos ofrecen visibilidad, sino que nos envían trabajos directamente cuando se presenta alguna acorde a nuestras habilidades.

Por ejemplo, si estás agotado de buscar en todos los sitios que se te ocurran, tener una agencia que haga parte de ese trabajo por ti no tiene precio.

Otra ventaja, es que no es necesario que aceptes los trabajos que te ofrecen si no crees poder hacerlo o porque sencillamente no te gustan. Aunque recuerda, no seas exigente.

4. Realiza pasantías

A veces nos desesperamos por querer recibir el pago mensual o quincenal por nuestro trabajo, que nos cerramos a la posibilidad de comenzar ofreciendo un trabajo relativamente “gratis”.

En algunos sitios, las pasantías son pagas y en otros no. Pero perder un poco de dinero en estas pruebas puede llevarnos a tener un empleo fijo y por ende, un ingreso constante.

Por eso, cada una de las oportunidades que se presentan, siendo unas mejores que otras, vale la pena darles un intento y esforzarnos un poco más para poder conseguir un empleo al final del día.

He hecho muchos trabajos sin paga por al menos 2 semanas, pero la mayoría de ellos han resultado en un empleo quizás no fijo, pero con paga y que a fin de cuentas, dura un periodo de tiempo relativamente largo donde también puedo buscar otras opciones.

5. Muestra interés

La típica frase de “nosotros te llamaremos”, la mayoría de nosotros la tomamos como un “no tienes el empleo”, pero muchas veces es sólo parte del reto para encontrar y obtener el trabajo.

Mostrar interés es una de las cosas que debes mostrar con más fervor al momento de tu búsqueda.

Recuerdo a un amigo que se le hacia difícil encontrar empleo, iba a distintos lugares y a veces no lograban atenderlo como en otras ocasiones, no pasaba de unas cuantas palabras en la entrevista, por lo que se daba por vencido antes de tiempo.

Un día le dije, “deberías llamar tú, no esperar que ellos lo hagan, si bien la respuesta es no, seguirá siendo no independientemente de quién se comunique antes. Capaz hasta es un sí”.

Ese día se animó a llamar a los 3 sitios donde había aplicado la última semana, el primero fue un no, pero el segundo y tercero para sorpresa de él, querían que trabajara para ellos.

No solo había encontrado uno, sino dos.

A veces esperas que todo se dé cuando en ocasiones lo único que necesitas es dar el último paso.

Vía: Gananci

10 cosas que negociar en una oferta de trabajo, más allá del salario

A la hora de aceptar un puesto en una nueva empresa, hay muchas cosas más allá del salario que puedes pactar. Te contamos las diez cosas que puedes negociar en una oferta de trabajo y que aportarán mucho más valor a tu perfil profesional.

Uno de las cuestiones más críticas en los procesos de selección es abordar el tema salarial. Por parte de la empresa es de esperar que pretendan ahorrarse todo lo posible, y por parte del futuro empleado, este hará mostrar toda su valía para poder obtener la franja más alta posible.

Es habitual que las ofertas de trabajo anunciadas indiques una franja salarial, que estará en función de la experiencia o el valor del empleado contratado finalmente. Por ello es salario es uno de los elementos que más fácil y más habitualmente se tiende a negociar.

A veces, incluso, en la propia entrevista de trabajo ciertos reclutadores tienden a demandar al entrevistado cuál es su rango salarial actual. Nuestro consejo: no dejes nunca saber a la empresa lo que esperas ganar antes de saber lo que quieren pagarte.

Piensa que si por casualidad indicas un salario bastante inferior al que estaban pensando en ofrecerte puedes ponerle en bandeja la negociación y hacer que la empresa considere pagarte menos.

Acostúmbrese a decir “Lo siento, mi antigua empresa me pidió que mantuviera la información confidencial” o simplemente “No me siento cómodo compartiendo esa información”.

Cuando alguien requiera tu información salarial, puedes decir simplemente que tus roles se enfocan dentro de un rango determinado Puedes practicarlo frente al espejo antes de acudir a una entrevista laboral hasta que la frase logre sonar convincente y contenga el aplomo  que requiere.

Pero más allá del salario, que es uno de los elementos claves que pueden llevarnos a estar interesados por una oferta de empleo concreta, existen muchos otros factores que son posibles negociar a día de hoy.

Piensa que en muchas ocasiones una vez negociado un salario, es posible que aún así pase un largo periodo hasta la finalización del proceso. Cuanto mayor es la importancia del puesto más puede alargarse el proceso.

Si esto ha sido así , nuestra recomendación es que antes de aceptar el rol ofrecido, vuelvas a repasar las obligaciones y condiciones de la oferta de trabajo. A veces ciertas empresas tienden una vez fijado el salario, incluir algunas tareas extra al rol.

Si esto es así, todos los expertos en temas de contratación recomiendan lo mismo, indica a la futura empresa que en el tiempo transcurrido en el proceso de selección el rol ha cambiado de posición, tus has adquirido más experiencias o logros y las tareas que parecen haber sido añadidas requieren una revisión salarial.

Pero además de esto, desde el portal de Forbes, nos recuerdan que a la hora de aceptar un puesto, más allá del salario existen otras muchas cosas que pueden ser negociadas en una oferta laboral.

Aquí hay diez elementos que puede negociar en una entrevista de trabajo:

  1. Tiempo de vacaciones adicional por épocas de mayor volumen de trabajo
  2. Flexibilidad en su horario de trabajo
  3. La capacidad de trabajar desde casa
  4. Pago de formación que el puesto pueda requerir para mantenerse actualizado
  5. Cuotas o pagos de gastos ocasionados por el rol
  6. Asistencia  a conferencias, encuentros o   a expensas de la organización
  7. Título o cargo bajo el que desempeñar el rol
  8. Bonificaciones extras
  9. Bonificiación al finalizar el primer año por objetivos cumplidos
  10. Una asignación de automóvil de empresa si se ocupa un alto cargo o se requieren muchos desplazamientos.

Aunque puedan parecer demasiados aspectos e incluso algunos ser muy arriesgados, piensa que cada paso que das en tus logros fortalecerá no solo tu carrera, también tu propio carácter.

Recuerda que estamos hablando solo de cosas que negociar, nunca estás imponiendo nada, por lo que nadie debería molestarse si hablas en nombre de tu valor. Piensa que cuánto más valor alcances también mayor rendimiento y productividad se esperará de ti.

Escrito por Cristina Fernández Esteban